Será coincidencia o no, será una conspiración oscura o una simple jugarreta del destino pero es un hecho que con la crisis en Libia disparada con combates abiertos entre la oposición rebelde y las tropas gubernamentales pro Gadafi especialmente al este del país, la OTAN ha realizado uno de los ejercicios navales capitales que realiza en el Mediterráneo para ejercitar su NATO Response Force, NRF, -Fuerza de Respuesta de la OTAN-, para acometer tanto operaciones de defensa si alguno de sus miembros fuera atacado, misiones articulo 5, u otro tipo de crisis internacionales que la alianza encargue, misiones no articulo 5. Este ejercicio es el Noble Mariner 2011.


LA NRF 17 Y NOBLE MARINER
El concepto de NRF nació en la cumbre de Praga de OTAN en noviembre de 2002 entrando en vigor en abril del año siguiente con la idea que la alianza dispusiera de una fuerza permanente movilizable capaz de intervenir de inmediato, 48 horas, ante una crisis internacional grave ya fuera contra un miembro de la alianza u otro tipo de conflicto.
Este concepto implicaba una fuerza de reacción inmediata, Elemento Conjunto Desplegable, de 210 efectivos que reaccionaria en las primeras 48 horas  y allanaría el camino para el despliegue de una Fuerza de Reacción Inmediata de unos 13.000 efectivos que enfrentaría la crisis.
Este contingente estaría formado por diversas unidades militares de la alianza  aportadas por las distintas naciones y que servirían por periodos de medio año en cada una de las dos NRF que se constituirían anualmente, su alistamiento y preparación tendría lugar el año anterior y se mantendría la activación el periodo de 6 meses en curso de la NRF respectiva y al concluir se daría el relevo a la siguiente. En la actualidad la NRF en activo es la número 16 que seguirá como tal hasta el 1 de julio de 2011 en que será relevada, por lo que se puede colegir que el Noble Mariner 11 es un ejercicio de adiestramiento para completar el alistamiento de la NRF 17.
En el campo naval la NRF 17 cambia de nombre a HRF 17 y actuaría como un Mando del Componente Marítimo de la Fuerza Conjunta Aliada con buques de las diferentes naciones de la alianza capaz de cumplir toda clase de misiones navales en cualquier lugar y ambiente incluyendo misiones de combate de alta intensidad a otras como evacuación de civiles, escenarios NBQ, colaboración con naciones ajenas a la alianza, etc.


Noble_Mariner_redimensionar_redimensionar

Noble Mariner- El “Castilla” buque insignia de la

operación con el italiano “Etna” al fondo.

Noble_Mariner_1_redimensionar_redimensionar

Aspecto de la isla del “Príncipe de Asturias” buque

encargado del apoyo aéreo en la operación.

Noble_Mariner_2_redimensionar_redimensionar

El “Castilla” desde la popa del “Príncipe de Asturias”.

Noble_Mariner_3_redimensionar_redimensionar

El “Príncipe de Asturias” atracado

en el puerto de Cartagena.

Noble_Mariner_4_redimensionar_redimensionar

Hughes 500 de la Armada. Hasta 20

helicópteros se emplearon en el operativo.

Noble_Mariner_5_redimensionar_redimensionar

El “Etna” y el “Lübeck” atracados en puerto.

Noble_Mariner_6_redimensionar_redimensionar

Lancha de desembarco del “Castilla”. Las operaciones

anfibias tuvieron gran importancia en la operación.

Noble_Mariner_7_redimensionar_redimensionar

Harrier en cubierta del portaaviones.

Noble_Mariner_8_redimensionar_redimensionar

Lancha Supercat de la UGNE.

Noble_Mariner_9_redimensionar_redimensionar

Torre y puente de mando del “Príncipe de Asturias”.

Noble_Mariner_10_redimensionar_redimensionar

La “Victoria” y el “Castilla” se recortan en el horizonte.

Noble_Mariner_11_redimensionar_redimensionar

Una Supercat pasa frente a la fragata “Victoria”.

Noble_Mariner_12_redimensionar_redimensionar

Un Sea-King sobrevuela el “Etna” italiano.

Noble_Mariner_13_redimensionar_redimensionar

Aunque superadas por las nuevas F-100 las fragatas

F-80 como la “Victoria” siguen siendo unos

buques poderosos y muy validos.

Noble_Mariner_14_redimensionar

Los helicópteros continúan sus patrullas.

Noble_Mariner_15_redimensionar_redimensionar

La F-101 “Álvaro de Bazán” indudablemente

el buque mas moderno empleado en el ejercicio.

Noble_Mariner_16_redimensionar_redimensionar

Un helicóptero Hughes 500 sobrevuela la “Victoria”.

Noble_Mariner_17_redimensionar_redimensionar

Los desembarcos anfibios supusieron

un gran acicate en la operación.

Noble_Mariner_18_redimensionar_redimensionar

Los Hummer equipados con misiles TOW dieron movilidad

y potencia de fuego a las operaciones de la Infantería de Marina.

Noble_Mariner_19_redimensionar_redimensionar

Equipo de exploración de Infantería de Marina

a la vuelta de un reconocimiento.

 




En este aspecto también Noble Mariner 11 es un ejercicio para mantener engrasada esa fuerza por si llegara el caso, y sobre todo la voluntad política, de ser empleada.
Para ello se creo un escenario ficticio de crisis con varios países en conflicto donde se dan diferentes escenarios aeronavales y de proyección naval en tierra como: acciones terroristas y operaciones antiterroristas, operaciones de embargo, piratería y operaciones antipirateria, control de tráfico marítimo, apoyo humanitario, estabilidad de una región, golpes de mano en tierra,  desembarco de unidades, rescate de barcos secuestrados, combate contra buques y aviones hostiles, apoyo a buques tocados en combate, etc.
En definitiva la más amplia variedad  de escenarios donde un contingente naval pueda intervenir.
Para ello en el ejercicio se despliegan: 3.500 efectivos, 20 buques, 4 submarinos, 4  aviones de patrulla marítima, 5 cazas Harrier de la 9º Escuadrilla  de la Armada y 11 helicópteros embarcados en los distintos buques.
En total son 11 naciones las que participan en el ejercicio.

NACIONES Y BUQUES PARTICIPANTES
El contingente aeronaval aportado por cada nación incluye:


espana

España. Portaaviones: “Príncipe de Asturias” incorpora

9º Escuadrilla Armada: 5 x AV-8B “Harrier”. Fragatas:

“Navarra”, “Victoria”, “Álvaro de Bazán”.

Buque Logístico: “Marqués de la Ensenada”. Buques de

asalto anfibio: “Castilla” (buque insignia), “Pizarro”.

Submarinos: “Tramontana”. Aviones patrulla

marítima. 1 x C-235. Helicópteros: 9.

Noble_redimensionar_redimensionar

 

 

Noble_1_redimensionar_redimensionar

Noble_2_redimensionar_redimensionar

portugal

Portugal. Fragatas: “Corte Real”,

“D. Francisco de Almeida”.

Submarinos: “Tridente”.

Noble_3_redimensionar_redimensionar

Noble_4_redimensionar_redimensionar

 


italia

Italia. Buque logístico: “Etna”.

Submarinos: “Longobardo”. Helicópteros: 1.

Noble_7_redimensionar_redimensionar

alemania

Alemania. Fragata: “Lübeck”.

Buque de guerra contraminas:

“Datteln”.

 

Noble_5_redimensionar_redimensionar

Noble_6_redimensionar_redimensionar

holanda

Holanda. Buque de guerra

contraminas: “Haarlen”

Noble_8_redimensionar_redimensionar

belgica

Bélgica. Buque guerra

contraminas: “Narcis”.

Noble_9_redimensionar_redimensionar

polonia

Polonia. Buque de guerra contraminas:

“Kontraadmiral Czernicki”.

Noble_10_redimensionar_redimensionar

francia

Francia. Fragata: “Tourville”. Submarino:

“Shaphir”.Aviones patrulla marítima.

1x Breget Atlantic. Helicópteros: 1.

fotofrancia1


ingland

Gran Bretaña. Buque guerra

contraminas: “Brocklesby”.

fotouk

usa

EEUU. Buque logístico: “Kanawha”.

Avión antisubmarino. 1 x P-3 “Orión”

fotousa

noruega

 

Noruega.

1 avión de patrulla marítima.



Como puede comprobarse un contingente naval poderoso y polivalente en el que tienen bastante preponderancia los buques de medidas contra minas, una muestra clara de la importancia que da la OTAN a este tipo de guerra naval y que se desenvuelve en el escenario del Mar de Alborán donde jugando con los mapas y las cartas náuticas se han recreado los países implicados en el conflicto que fuerza a la intervención internacional.

DEMOSTRACIONES TACTICAS
En la multitud de supuestos en que se desarrolló el ejercicio uno de los más elaborados fue un desembarco de la Infantería de Marina Española para destruir un campamento terrorista. Para ello con dos días de antelación y de noche un comando de reconocimiento de Infantería de Marina se infiltró en la costa usando un Hummer como vehículo hasta localizar el campamento susodicho, siguieron dos días de estrecha vigilancia sin despertar sospechas y quedando ocultos a la visión del enemigo informando de sus movimientos e infraestructura. Al tercer día una compañía de Infantería de Marina desembarca en la costa con vehículos Hummer y Piraña se dirige a un punto de reunión previsto por el comando de inserción y espera hasta que desde la unidad de reconocimiento se dirija el ataque de los Harrier que destrozan el campamento con bombas GBU y misiles Maverick en ese instante de caos los infantes de marina saltan de su escondite y destruyen lo que queda en pie valiéndose de la potencia de fuego que despliegan los Piraña y los equipos de misiles TOW de los Hummer, tras un tiempo de refriega el campamento se da como destruido. Cumplida la misión infantes y exploradores se retiran a las lanchas que les han traído a la costa y reembarcan.

Noble_Mariner_20_redimensionar_redimensionar

20.    Un infante muestra su Minimí.

Noble_Mariner_21_redimensionar_redimensionar

Las lanchas de desembarco tienen

una alta capacidad de carga.

Noble_Mariner_22_redimensionar_redimensionar

Hummer con ametralladora M-2.

Noble_Mariner_23_redimensionar_redimensionar

Piraña de Infantería de Marina.

Noble_Mariner_24_redimensionar

Los Harrier de la Armada dieron

apoyo aéreo a los desembarcos.

Noble_Mariner_25_redimensionar_redimensionar

Tirador de élite con su Accuracy.

Noble_Mariner_26_redimensionar_redimensionar

Un infante con su equipo TOW.

Noble_Mariner_27_redimensionar_redimensionar

Tirador de precisión con Barret pesado.

Noble_Mariner_28_redimensionar_redimensionar

Las lanchas van y vuelven aportando refuerzos.

Noble_Mariner_29_redimensionar_redimensionar

Un infante comprueba su M-2.

Noble_Mariner_30_redimensionar_redimensionar

El jefe del destacamento de

reconocimiento con su HK.

Noble_Mariner_31_redimensionar_redimensionar

Continúa el aporte de refuerzos y material a las playas.

Noble_Mariner_32_redimensionar_redimensionar

Por su capacidad la F-85 fue empleada

especialmente en misiones antisubmarinas.

Noble_Mariner_33_redimensionar_redimensionar

El “Contraadmiral Czernicky” de Polonia inicia su

ejercicio de extinción de incendios.

Noble_Mariner_34_redimensionar_redimensionar

Asistido por el “Lübeck” alemán.

Noble_Mariner_35_redimensionar_redimensionar

Y el  “D. Francisco de Almeida” portugués.

Noble_Mariner_36_redimensionar_redimensionar

El “Etna” da el aviso como barco secuestrado.

Noble_Mariner_37_redimensionar_redimensionar

Y desde un Sea King una sección

de la UGNE acude al rescate.

Noble_Mariner_38_redimensionar_redimensionar

Desde el “Castilla” se apoya el

asalto con los cañones del 20.

Noble_Mariner_39_redimensionar_redimensionar

El “Datteeln” contraminas alemán.


Empiezan a llegar al “Castilla” cuando la “Álvaro de Bazán” y el “Etna” de Italia representan la escena del rescate de un barco secuestrado. El “Etna” simula un mercante que no responde a las llamadas de alto de la “Álvaro de Bazán” para detenerse y ser registrado, tras unos disparos de advertencia el buque para y desde el “Castilla” se envía un Sea King con una segunda unidad UGNE que desembarca en la popa de “Etna” mediante la técnica fast-rope, cubiertos por la “Álvaro de Bazán” y el “Castilla” los comandos alcanzan el puente de mando donde se encuentran con un cuarteto de piratas que han tomado el barco, uno de los piratas es abatido de inmediato mientras que otro es herido, los otros dos tiran las armas y son apresados. El barco se da bajo control mientras la tripulación refugiada en el “camarote del pánico” es rescatada.
Se han aplicado las experiencias obtenidas en el escenario de Somalia pues se trata que ante un abordaje la tripulación se oculte en una invulnerable habitación del pánico, con capacidad de control, subsistencia y comunicaciones, y allí esperen la unidad de rescate que recupere el barco.
Paralelamente se simulan los efectos de un ataque aéreo contra el minador polaco “Kontraadmiral Czernicki” que se supone alcanzado por una bomba, se combate el fuego a manguerazo abierto y pronto llega ayuda tanto desde la “Lübeck” de Alemania como desde el portugués “D. Francisco de Almeida” tanto con chorros de agua a presión como el envío de  una sección de bomberos que por una banda abordan el buque polaco y cooperan en apagar el fuego. Al cabo de un forcejeo el incendio se da por sofocado y el barco  salvado.
Estos simulacros concluyen la imagen pública de los ejercicios Noble Mariner 11 el resto de actividades pasan al plano exclusivamente operativo.

 

Noble_Mariner_40_redimensionar_redimensionar

Los comandos de la Armada continúan el asalto.

 

Noble_Mariner_41_redimensionar_redimensionar

 

Apoyados desde la “Álvaro de Bazán”.

Noble_Mariner_42_redimensionar_redimensionar

Cubiertos desde el aire la unidad

especial progresa en el ataque.

Noble_Mariner_43_redimensionar_redimensionar

La F-101 dirige el asalto.

Noble_Mariner_44_redimensionar_redimensionar

Con la cobertura de la F-101 y el “Castilla”

el asalto concluye con éxito.

Noble_Mariner_45_redimensionar_redimensionar

El armamento ligero como las MG

también se uso para apoyar el asalto.

Noble_Mariner_46_redimensionar_redimensionar

Asegurado el barco el Sea King se posa en la popa del “Etna”.

Noble_Mariner_47_redimensionar_redimensionar

Vigilancia desde el cañón de 20 mm.

Noble_Mariner_48_redimensionar_redimensionar

El buque polaco continúa su ejercicio antiincendio.

Noble_Mariner_49_redimensionar_redimensionar

El “Harleen” holandés maniobra en puerto.

Noble_Mariner_50_redimensionar_redimensionar

El “Castilla” buque insignia.

Noble_Mariner_51_redimensionar_redimensionar

El “Lübeck” envía un equipo de extinción de incendios

en ayuda del “Contraadmiral Czernicky”.

Noble_Mariner_52_redimensionar_redimensionar

El cual continua la lucha contra el supuesto incendio.

Noble_Mariner_53_redimensionar_redimensionar

El equipo contraincendios llega al navío polaco.

Noble_Mariner_54_redimensionar_redimensionar

El “Corte Real” segundo buque luso en la operación.

Noble_Mariner_55_redimensionar_redimensionar

Un Sea King arriba al “Castilla”.

Noble_Mariner_56_redimensionar_redimensionar

El “Contraadmiral Czernicky” continua el ejercicio antiincendios.

Noble_Mariner_57_redimensionar_redimensionar

El helicóptero aponta en el buque de asalto.

Noble_Mariner_58_redimensionar_redimensionar

Y entrega un herido en el abordaje al “Etna”.

Noble_Mariner_59_redimensionar_redimensionar

Un helicóptero Hugues-500

sobrevuela la “Álvaro de Bazán”.

Noble_Mariner_60_redimensionar_redimensionar

Con el ejercicio de rescate concluido el “Etna” vuelve

a su labor habitual en la operación.

Noble_Mariner_61_redimensionar_redimensionar

Una lancha de desembarco pasa frente al “Lübeck”.

Noble_Mariner_62_redimensionar_redimensionar

Un Sea King  despega del “Castilla” con la “Álvaro de Bazán” al fondo.


 

ENSEÑANZAS
Táctica y operativamente hablando la actividad de las NRF es simplemente impecable pero parece no existir una clara voluntad política de emplearlas en la realidad, la crisis de Libia es un ejemplo claro. En el Mediterráneo la OTAN dispone de fuerzas permanentes para actuar en emergencias pero cuando esta ocurre se improvisan unidades para intervenir obviando esas fuerzas preparadas así como sus mandos y estructuras fijadas.
Aunque hay que reconocer que si España pudo alistar tan rápido tanto los buques “Tramontana” y “Méndez Núñez” así como un destacamento de cazas F-18 ha sido porque estos estaban incluidos en la NRF 16 lo cierto es que el grueso de unidades desplegadas para la operación “Odisea al Amanecer” no han venido de una NRF sino que han sido alistados a conveniencia estuvieran integrados en una NRF o no.
Esta es una situación que llevaría a pensar si es necesaria tanta movilización, tanto gasto, entrenamiento, organización y cuarteles generales  para que cuando tiene lugar una crisis que necesita de su participación estas fuerzas no se empleen por muy preparadas que estén.
Quizás sea necesario tomar decisiones claras al respecto o emplear estas fuerzas cuando hacen falta, como es el caso libio, o simplemente disolverlas y cambiar de estrategia. Las cuestiones están en el aire.